Puede Fallar

lunes, octubre 18, 2010

Reputación



Ya nos íbamos, contentos con nuestras mesitas de luz de estilo americano a sesenta pesos, cuando el tipo me dice, serio: ‘Un placer. Mirá que ya mismo te califico, eh’.

Para los neófitos, digamos que páginas de venta online, como Mercado Libre, se manejan con usuarios registrados cuya reputación (esto es, la calificación otorgada por otros usuarios en operaciones de compra y venta) está a la vista de todos, todo el tiempo.

Así, cuando por ejemplo compro mis mesitas en una casa rarísima de Lanús Oeste, una vez que se realizó el intercambio, digamos, vuelvo a casa y califico al vendedor, y él hace lo propio conmigo.

Y uno va construyendo una reputación, siempre a la vista, que no puede modificarse, y que lo persigue hasta que se cambie de nombre de usuario o se baje de la página (equis porcentaje de calificaciones positivas, el resto de negativas).

Un poco porque tengo una idea bastante formada de lo que quiero para mi bulín, otra parte por la insistencia de Lu, y fundamentalmente por mi delgada billetera, me convertí en una defensora a ultranza de Mercado Libre (cuando éramos jóvenes lo que tenía toda la onda era la revista Segundamano), mercados de pulgas (de verdad, no como la mentira de Dorrego), ferias americanas, lugares de compraventa, etc.

Lo que no deja de asombrarme es la importancia que se le concede al tema de la reputación ganada en el ejercicio de la compraventa en este tipo de mercados online. Todavía recuerdo al pibe que me vendió el juego de mesa y sillas comentando, apesadumbrado, cómo un ‘irresponsable, que me dejó plantado con el producto y después tuvo el tupé de calificarme negativo, lo que me arruinó un currículum impoluto en la página’.

Pero esto no es (al menos no deliberadamente) un espacio de publicidad para la página donde comprás y vendés de todo, sino el prólogo a lo siguiente: ¿qué pasaría si una especie de reputación, de currículum visible… existiera para la vida en general? Si pudiéramos, al conocer a alguien, averiguar en un santiamén qué tienen para decir sus ex parejas, sus ex jefes, sus amigos, sus familiares… Pero no como el feisbuc, en el que todos somos amigos -¡y nos queremos tanto!-, sino un registro de lo que todos tienen para decir de uno, incluso (o fundamentalmente) lo malo. Una acumulación de opiniones que no se pudiera falsear, y que habría que cumplimentar al finalizar relaciones amorosas, laborales, de amistad, etcétera.

Creo que mucha gente se portaría bastante mejor con el resto del mundo, aunque más no fuera por miedo a quedarse solo. Como los religiosos, que hacen el bien no por amor hacia el otro, sino por miedo a terminar en el infierno.

Igual, ojo, eh, por lo que sea, pero nos cuidaríamos un poco más.



Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

  • Esto da para mucha cuerda, además sé que en "este momento" lo que escriba será de mínima importancia, porque pasan otras cosas relevantes, pero es cuando tengo tiempo.

    La semana pasada leí este post y quise escribirte que si la compraventa -o el encuentro-, era buena para uno en ese momento, que necesidad de las trayectorias del vendedor y del comprador, construídas por otros, en otro tiempo y bajo otras circunstancias. Que lo único válido era ese tiempo y nuestra construcción, en base a lo que vemos e intuímos.

    El viernes por casualidad tuve un (des)encuentro con alguien que hacía tiempo quería volver a ver, me sentí muy mal porque yo esperaba otra venta. Me acordé del post y pensé que tenías razón, que bueno hubiera sido ese registro.

    Pero ahora que pasaron unos días regreso a mi tesitura original, no es necesario ese registro, está en nosotros poder construirlo. Creo que se sabe con quien se trata y se ponderan las cualidades en función de necesidades propias.
    No sé, esto se me ocurre ahora, hay que ver que me pasa mañana.

    ¡Besos!

    By Blogger cr, at miércoles, 27 de octubre de 2010, 12:36:00 ART  

  • Bueno, el caso es que hay gente que te dice una cosa y luego hace otra... estaría bueno saberlo de antemano...

    Y creo que nos portaríamos mejor, posta.

    ¿Fue Perón el que dijo que los hombres son buenos, pero que si se los vigila son mejores?

    Beso,

    By Blogger Apollonia, at jueves, 28 de octubre de 2010, 19:01:00 ART  

  • Dejar un comentario